lunes, 17 de enero de 2011

HOSPITAL DEL ESTADO (EN LA ERA DEL GRAN ANARKA). EPÍLOGO MORAL O ENVITE AL NO SER, LO SEGURO

Edward Kienholz: Blue Boy and Pinkie 1979


Y cuál es la diferencia entre ser tú o ser yo
en ser el principio o en llegar al fin
en ser infeliz o en ser muy feliz
entre decir no, no, no... o entre decir sí. sí, sí...
y cuál es la diferencia entre ser de aquí, o entre ser de allí
entre el blanco y el negro siempre está el gris
entre Dios y el diablo, entre el cielo, el infierno,
entre ser muy bueno, o ser muy ruin
y cuál es la diferencia, hermao, entre el bien y el mal,
cuál es la diferencia al fin, si todo es tan afín.

       ¿ y cuál es la diferencia......

                  entre tres canciones que se cantan en la misma letra y quieren  narrar tres latidos distintos(como si el latido pretendiese ser lo relevante )?

  El latido....









¿y cuál es la diferencia .....

                                    entre sufrir yo y sufrir tú? La vida nos va en el pequeño detalle.




¿y cuál es la diferencia ....


          entre una canción de odio que exige interposición divina para hacerse de veras lo que desea  y un amor que se canta en el odio?




¿y cuál es la diferencia....

       entre el poema de Fonollosa
Kennamore Street

Yo quiero que tú sufras lo que sufro:
aprenderé a rezar para lograrlo.

Yo quiero que te sientas tan inútil
como un vaso sin whisky entre las manos;
que sientas en el pecho el corazón
como si fuera el de otro y te doliese.

Yo quiero que te asomes a cada hora
como un preso aferrado a su ventana
y que sean las piedras de la calle
el único paisaje de tus ojos.

Yo deseo tu muerte donde estés.
Aprenderé a rezar para lograrlo


y la canción que hace sombra a la señorita que se dice mambaroja  y se anota (para no olvidar)

El lado triste de mambaroja. este video se asemeja a mi realidad... o no. yo no odio tanto...o si?no,no odio. la cancion no tiene nada q ver con mi realidad(lo aclaro)

******


¿Desea el hombre de la litera de abajo  - ver anterior anotación - que el de arriba sufra como sufre él y sienta que su existencia muestre el mismo sin sentido? ¿Socializar el dolor? ¿La esencia de la vida y, por qué no, su chispa?


 ¿Cuántas huellas de rencor ennegrecido por el silencio habita en el te quiero?

 ¿No es vivir en la parte baja de la depresión la única dignidad posible para el amante?

No a la transmigración en otra especie.
No a la post vida, ni en cielo ni en infierno.
No a que me absorba cualquier divinidad.
No a un más allá, ni aun siendo el paraíso
reservado a islamitas, con beldades
que un libro garantiza siempre vírgenes.
Porque esos son los juegos para ingenuos
en que mi agnosticismo nunca apuesta.
Mi envite es al no ser. A lo seguro.
Rechaza otro existir, tras consumida
mi ración de este guiso indigerible.
Otra vez, no. Una vez ya es demasiado.
(José María Fonollosa, 1922 - 1991)

3 comentarios:

migul dijo...

que sorpresa encontrarme con este blog, ya que soy alumno desertor del sandoval y conozco también la obra de César. Le sigo los pasos.

migul dijo...

En La Gaceta de Salamanca se ha publicado el día 15/1/11 un artículo sobre su muerte. Está en mi Blog por si os interesa.

Hoy a las 19:30 se va a celebrar una meditación conjunta de sus amigos y admiradores.

LUG dijo...

Gracioso lo de la deserción del sandoval. Bueno que sigas a César. Voy a tu blog y leo lo que se cuenta.

Un saludo bicéfalo