viernes, 24 de octubre de 2008

Las vanguardias y la Gran Guerra(II) LA VISIÓN












"Debemos contentarnos con saber que las cosas tienen apariencia"(Franz Marc)

Pos-it: Consideremos la posibilidad de que la intuición intelectual platónica, esa visión suprema de los arquetipos, no sea sino una intuición sensible sublimada por la violencia del método, de la dialéctica. El conocimiento de imaginación, el más bajo de la tabla platónica, enlazaría con la intuición de las esencias por una visión renovada, una segunda lectura de lo aparente-individual-cambiante. Como en un sueño la razón se hace patente en su rival sedicioso: la materia. Arte.

3 comentarios:

Serenus Zeitbloom dijo...

¿Sublimada con absenta?.

"Y una vez hayan llegado a cincuentenarios, a los que hayan sobrevivido y escollado siempre y por todos conceptos en la práctica y en el estudio hay que conducirlos ya hasta el fin y obligarles a que, elevando el ojo de su alma, miren de frente a lo que proporciona luz a todos"

Siempre he sospechado que en este último momento:
o 1. "tomaban algo" o 2. destapaban la farsa.

Saludos, y cuidado con el ciudadanista Platón ;)

LUG dijo...

¡Dios, Serenus, estamos de acuerdo! Si la razón cordial nos ataca, echemos la mano a la dialéctica; si nos vemos de soslayo en el barrio del ironismo, saludémonos con un ligero - pero marcial - golpe de cabeza, como viejos Junker (¿caballeros?¿Hidalgos? Me corriges si acaso).

UNO. A los visionarios de la vanguardia los ubico entre la fantasmagoría alucinada y la farsa teatral. Voy a visitar próximamente con mis alumnos la exposición ¡1914! Las vanguardias y la Gran Guerra y leyendo diversas cosas me reafirmo en la posición: los visionarios del arte perdieron todo los guiños irónicos que eran tradicionales del arte. Confieso que, adolescente, creí en ellos.

DOS. Ese fragmento (¿De la República?) me lleva a otro (¿cercano?) de Platón en el que prohibe la filosofía a los jóvenes porque, cito de memoria, los jóvenes pueden interpretar la dialéctica como mero ejercicio de esgrima, simple amor al combate. ¿Qué deben descubrir a los cincuenta los sabios(?)? ¿La alucinatoria verdad de que las tripas mandan más de lo que parece? ¿Qué Sócrates realmente debió morir por atentar contra la seguridad del estado?

TRES Mi ciudadanismo;) se ubica más cerca de Aristóteles y hasta de Maquiavelo.¡ Viva la virtud republicana! pero sin sublimaciones psicodélicas ni falsas tragedias.

Un placer.

Serenus Zeitbloom dijo...

O quizá solo tomaban una cervecita con aceitunas, mientras comentaban al recien llegado aquella observación del viejo Parménides al joven Sócrates: "quizá la belleza es tan solo una muchacha bella."

Y palmearían al recien ascendido, bromeando:
¡Pero es que ya estamos metidos en el fregao!

Saludos de nuevo.
Desde el barrio, o la pedanía, del ironismo.