sábado, 15 de mayo de 2010

Sin título (Apostasía de cuervo inmune al barroco)


(Me) dice el buitre-cuervo:

" El caso es que no posee usted el menor asomo de talento histriónico. Todo en usted está escondido,velado, sumergido, todo es árido, leñoso. Por dentro ya puede ser el hombre más ardiente del mundo, corroído por fervientes pasiones, pero nada aflora a la superficie, nada encuentra expresión (...) Le falta la llama sagrada y fervorosa, el ojo, el par de labios, la mejilla móvil y amenazadora. Movimiento le falta. Modales tiene pero eso no significa nada, es algo humano. No tiene usted ningún talento artístico. Pero estoy convencida(deme la mano) de que posee dones internos que, cuando usted alcance la madurez,le convertirán en un hombre capaz y bueno. Creo que será un hombre hermoso; en un escenario, a la luz dorada de las candilejas, sería usted feo, créame" (Robert Walser: La prueba del talento, 1907; en Vida de poeta).


Imagen: José de Ribera (Prometeo, 1630)

2 comentarios:

PÁJARO DE CHINA dijo...

El cuervo se ensaña con los más puros. Les pone las pruebas más difíciles. No se alimenta de carroña. Come carne de ángel caído y la transmuta en misa negra en su esófago.

Lug dijo...

El cuervo nombra la carroña, rubrica lo ridículo con su pluma de escritura necrótica.

Nos volvemos histriones de nuestra inocencia.

Y el cuervo hace su crítica sosegada burlándose de la rima forzada.

("Come carne de ángel caído y la transmuta en misa negra en su esófago"....¡Qué bello llega a ser el dolor!)