martes, 16 de noviembre de 2010

CRUCE DE MIRADAS (1)

La petite danseuse de quatorze ans(Edgar Degas, 1881)


Marilyn Monroe ante la Bailarina de Degas (hacia 1956)



Marilyn Monroe por Richard Avedon (1962)


Las miradas se cruzan en una exposición. Es una experiencia habitual que ya he comentado y de la cual no es necesario hacer mayores bromas. La Bicéfala se enamora de los ojos que miran.

Yo pude contemplar a Marilyn contemplando a la bailarina de Degas.

Yo pude ser los ojos que no parecían ver los ojos de Marilyn en 1962.

Yo pude ser la niña-diosa que deformó su cuerpo y su mirada para mejor ver el siglo que se avecinaba a través de la cuarta posición de la danza.

Yo pude ser Degas:un ojo ajeno a la desolación del deseo y la demolición de imperios.

Nadie habla. Quizás yo sea quien lo haga en las próximas páginas.


2 comentarios:

leonardo dijo...

Vengo por aquí desde la bitácora de Stalker, después de haber leído tu comentario con el que estoy bastante de acuerdo en general. Y ¿qué me encuentro? a Marylin. Estoy leyendo sus notas y carnés que acaban de publicar en Francia, hermosos y terribles, que revelan todo aquello que en su época muy pocos intuían, su inteligencia sensible a la par de su fragilidad. Y hace dos días leí la historia de la foto de Avedon. Así que mi visita a tu casa me colma de placer. Y me voy con esos silencios y tu mirada.
Saludo

LUG dijo...

Gracias por la presencia. Y acepte la hospitalidad de esta humilde morada en la que nunca sobran dos ojos.