jueves, 4 de noviembre de 2010

ESPACIO DE ZOOLATRÍA (EL GATITO SIN ROSTRO )- III

Balthus: Le Chat de la Méditerranée(1949) y cuadrado gris

Volar (Tr): Hacer saltar con violencia o elevar en el aire algo,
especialmente por medio de una sustancia explosiva


Cara de espejo. Carita de luna, carita de plata.

El Marramiau se voló la cara confundiéndola con el corazón. Sus amigos - la Tortuga y el Dog Yellow chez Marc -, cansados de jugar con el espacio horadado en la fantasía de ser niños nihilistas, decidieron colocar un espejo en ese extraño lugar de la fisonomía en el que anteriormente habitaron boca, nariz y bigotes. Y así nuestro Gatito se convirtió en bicho con cara de espejo; el bicho que refleja y colecciona imágenes.

No sé si Hegel otorgaría el "para sí" (cruz de hierro de la oficialidad idealista) a nuestro amigo. Reflejar imágenes es curiosa actividad pero ¿cabe considerar que habita ya en la criatura la conciencia que parece que todo lo dignifica? La Divina Señora - esa lanzadora de ovillos de colores de la que hablamos en el anterior episodio- nos salvaba bajo el aspecto de sutil humillación (señora, no soy digno de que entres en mi casa) que finalmente elevaba a la dignidad de elegidos (pero una palabra tuya bastará para sanarme). La pregunta se reitera: ¿Cuándo la colección de imágenes adquiere esa alma que anteriormente otorgaba la esperanza en la Providencia o el Destino o el Fatum? ¿Puede haber alma en plena crisis ? Más aún: ¿Se puede ser gato en la infinita desconfianza?

Cuando Marramiau jugaba con los ovillos de colores que le enviaba la Señora ( a la que, por cierto, sólo vio en sombras o zarzas ardientes y en ojillos brillantes por el alcohol) Marramiau era gato. Un gatito obediente y casero, purita heteronomía, pero ejemplo carnal de gateidad 100 %. Hacía cosas de gato, rascándose la grupa en las esquinas o estirándose como el puente de Brooklyn. Luego enredaba y desenredaba las hebras, clasificándolas por colores y texturas... tiraba del hilo y creaba mantas. Como todos ustedes saben ser capaz de crear una manta es signo inequívoco de entidad y, si me apuran, de realización. Tejer mantas es el sentido de la existencia de todo "para sí". La manta es la gran narración que da sentido a la gateidad marramamiau (espacio de especie habitado por al menos un individuo).

Pero, ¡cómo cambian las cosas! ¿ Quién era él ahora? ¿Era gato o, al menos, un cyborg que soñara con gatitas eléctricas? ¡¡ Marramiau es gato con cara de espejo que refleja un mundo absolutamente ajeno y colecciona imágenes al modo de Aby Warburg pero sin criterio ni esoterismo ni psicosis creativa!! Marramiau carita de plata apiña reflejos y los ata en sartas como chorizos con charme pero parece que no pueden tejerse mantas con imágenes (o sólo con ellas).

El espejo esconde misterios que nadie resuelve.

El Gatito colecciona imágenes que son vistas por sus amigos y por el público en general.
En la madrugada (03:03 a.m) los amigos se retiran cansados del juego y el público muestra su faz más siniestra de criatura para siempre ausentada. Marramiau es un televisor reflejando imágenes en una habitación en la que nadie habita. Para Ph.K. Dick eso era signo de la (post)desolación y huella primigenia del kippel.

El Gatito se voló con su pistola automática el rostro especular. Apuntó a la cabeza cuando quería matar su sin-alma. El gatito suicida yerra.

Y al oír el estruendo los amigos acudieron rápidos a la llamada de los cristales rotos.

(continuará)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

1 John 1:9-10
9. If we confess our sins, he (God) is faithful and just to forgive us our sins, and to cleanse us from all unrighteousness.

10. If we say that we have not sinned, we make him (God) a liar, and his (God*s) word is not in us.

Read the Holy Bible, praying to The Holy Spirit ((refer to John 14:26 in the Holy Bible)).***The Holy Bible is the ocean of
unlimited spiritual treasures; gifts; blessings; rights and privileges & unlimited spiritual inheritance of grace, righteousness, merits and rewards FOR FREE TO EVERYONE ***&&& EVERYONE! EARN AS MUCH AS, WISHES TO EARN.

http://4justice.org/

N.B. Please send this to ten or maximum people you can.

LUG dijo...

jópeta!!

Stalker dijo...

LUG:

sigo con inmoderado deleite las aventuras del gatito sin rostro.

He encontrado deliciosas estas frases:

"Como todos ustedes saben ser capaz de crear una manta es signo inequívoco de entidad y, si me apuran, de realización. Tejer mantas es el sentido de la existencia de todo "para sí". La manta es la gran narración que da sentido a la gateidad marramamiau."

Me relamo los bigotes, de verdad.

Tu texto cultiva una "inquietante ternura" que abre brechas en el sentir-pensar (o como quiera que se llame ese flujo teledirigido, sólo a medias propio, balbuceantemente propio).

De pronto me asalta una duda metafísica primaria: ¿qué pasaría si nos borráramos el rostro? ¿Si nadie tuviera rostros y en cada encuentro se enfrentaran dos espejos repetidos hasta la náusea?

¿Qué alteridad sería esa?

¿"Amar" sería entonces abismarse en el vacío infinitamente repetido?

/Salve

Stalker dijo...

Lo que dice el predicador de arriba es todo un poema.

Esto no tiene desperdicio:

"If we say that we have not sinned, we make him (God) a liar",

Y blogger me pide "Pecatedu" (¿Pecate-deu?)

La hostia en verso

LUG dijo...

Sigue el gato sin cara, en reconstrucción voluntariosa gracias a sus dos amigos (la Tortuga y el Perro de Marc). El encuentro de dos cara-espejo me resulta triste y, en todo caso, signo de una poética del silencio.

El predicador me dice que sólo si me reconozco pecador entraré como amigo al Facebook divino. No seré yo quien llame mentiroso a Dios (aunque los milagros, ¿no dejan como mentirosos a los prinicpios de la natura naturata?). Creo que aáun recuerdo el yo pecador de la infancia...