jueves, 11 de noviembre de 2010

ESPACIO DE ZOOLATRÍA (EL GATITO SIN ROSTRO) IV

Balthus: Gato con espejo III (detalle y cuadro de color)

¿Araña?
No, gato
(Chiste)


Marramiau: ¡Jódete, jódete, jódete!.

Bicéfala: No debe hablar así el Gatito. Que su cabeza se parezca a una raqueta sin cuerdas (risa única, extemporánea) no justifica que Marramiau ofenda su vocación ejemplarizante para con los niños y las niñas que aman los espacios púrpura. Se debe a su público por muy espectral que sea. La sirvienta del amputado colocaba siempre dos zapatos a los pies (risas) de la cama en honor al miembro fantasma... Pero creo que me estoy equivocando de historia.... En todo caso, desde que Ubu inició su andadura con aquel célebre Merdre!! (aplausos de homenaje sentido) la provocación está muy cara.

Marramiau: ¿Cuánto ha de durar el ciclo de la esperanza? (Mira al cielo y entra en la www como quien busca desesperado) ¿Dónde se quebraron mis expectativas, oh Señora? ¿En qué rincón de Su anatomía se desparramaron mis sesos? ¿Qué eón pudo soportar - sin decretar un cambio de época - que mi amor cósmico por la Divina Providencia, Ama y Señora, Espíritu de mis enciclopedias sobre los hilillos de colores, se transformara en enamoramiento defraudado y obsesión idiota, vacío suicida, vaca suiza, vate versolibrista o deseo fornicatorio? ¡Oh, me duele la cabeza! (risas nerviosas, casi metafísicas)

Bicéfala: No debe exagerar el Gatito. Los hechos peritaron la irracionalidad de su espera hasta que se cansaron de ser "lo que es el caso". Después, en el silencio cruel de la Señora, la ausencia de hechos mensuradores no quitó un ápice de densidad fideísta a la irracionalidad de la espera. Nada perdiste... te libraste de los hechos, eso es todo. Puedes seguir en la estupidez asentado (Aplauso nihilista).

Barre la Tortuga los mil cristales derramados por el suelo. Son los restos de la antigua cara de Marramiau, la que se voló en su segundo suicidio. Cada fragmento recoge una imagen de lo visto por el Gato cuando tenía la carita de espejo, cuando era espejo de plata, carita de luna, lunita visionaria de la imágenes coleccionadas entre las páginas de la enciclopedia de los hilillos de colores, las flores secas del poemario, el sello de una república extranjera, la fotografía desenfocada de unos niños jugando en la arena, el dibujo de perfil de la amada, los colores de las primeras pinturas mordidas en su extremo, el óxido del columpio... En el lado derecho del escenario un hueco-oteiza abre un ojo ciego con cataratas o hemorroides. Hay un aullido musical de gato dodecafónico que es ahora la banda sonora de una proyección en 8 mm de las mil imágenes de Aby Warburg.





Marramiau: ¡Dibújame, Tortuga! ¡Eterniza mi imagen desesperada!

Bicéfala: Eres un gatito sin función, deformado como una adolescente de Munch. Vemos las líneas simples del proyecto Marramiau: el círculo aplastado de la cara y los palotes que signan tronco y extremidades... más o menos. Voilà!

Marramiau: ¡Bien poca cosa! Justificas con tu realismo el abandono de la Señora. Me siento un gato existencialista de los años cincuenta, con gabardina y tisis. Bueno... me imagino en colores setenteros, como de anuncio o película erótica. Me veo.. ¡pero si no tengo ojos! ¡ Oh, locura divina!. Soy una raqueta sin cuerdas, el hueco de la guitarra, el marco del espejo... yo era espejo y no lo quise ser porque... no recuerdo.

Bicéfala: Lo importante ahora es que reconstruyamos pronto tu cara y que esa cara sea la que realmente se ajuste a tu alma. No vale el espejo aunque me niego a tirar los restos que de él quedaron desperdigados. Los guardaremos en esta maleta duchamp-iana como curiosidad arqueológica. Ahora subamos al desván que allí nos espera el perro amarillo.

Suben a una plataforma móvil. El perro amarillo de Marc surge de un cuadro expresionista (era la sombra de una madame). La cabeza del gatito - raqueta sin trenzado de cuerda - se coloca con ternura sobre la mesa de operaciones y los animales se visten de cirujanos en cuadro al modo Rembrandt. La sala aplaude al maestro. La cámara zoom nos enseña el detalle de la intervención. Injertan huevos de araña en los límites mismos de la carne desgarrada, sanguinolenta. Tras un chispazo azul klein (que debe sorprender al público o al menos teñir su pelo) veremos eclosionar la huevada y quinientas arañas de cerámica china tejerán redes de hilo acerado y luminiscente que poco a poco recrearán un rostro gatuno, casi el logo de una exposición universal. Una cara de redes eléctricas input output que chisporrotean como fin de fiesta. Ciao occidente, hola China (o algo así) será el lema

Marramiau: me siento realmente raro. Estos hilos de acero que ya capturan gotitas de lluvia no son tan tersos como mis hilillos de colores pero... me hacen sentir poderoso. ¡¡Siento el poder de la tecnología!!

El Gatito Cyborg, con carita de hilo de araña bio- tech, despliega su red de reproducción técnica benjaminiana y abandona la teoría especular. Es ahora red o vocabulario operativo, poderosa caja que atrapa abstracciones convirtiéndolas(redescribiéndolas) en objetos de arte y otras instalaciones de fantasmagoría. El mundo entero se ha convertido en artefacto artístico... la belleza de las formas saltó, sin aura, del espejo a la red de la maquinaría gatuna.

Carita de red enmudece la nostalgia de la mitología y la Providencia con dosis de un veneno imaginario.

Un Gatito necesariamente malvado... y que mueve incesantemente el brazo como saludando a un futuro sin desenlace.



Maneki Neko Dorado


¡¡Adiós, hermana!!

2 comentarios:

Stalker dijo...

LUG:

te superas incesantemente a ti mismo.

Ésta es una serie deliciosa, para leer y releer, para llevársela de excusión al campo y que le dé el sol a la corteza de tus palabras (tan vivas, tan gusano aunque rápidas).

Tu mente sigue agitada, colmenavispada, en un proceso de matriuskización vertiginosa: misè en abyme, espejo de almas, delficon gramma: oráculo de enseres cotidianos, cazuela de barro al calor de lo vivo de las palabras, su resistencia y su mansedumbre en aleación de entrañada extrañeza y ¿sutura? ¿des-pliegue? ¿enervamiento de la nervadura ya visible?

Delicioso en todo caso,

salve

LUG dijo...

Stalker:
gracias sinceras.

A veces pienso que lo escrito es carne aún cruda y, por ello, no digna de ser sacada a la luz. Precisa de maduración en caverna o cuba de roble. En ese estado se corre el riesgo de la ininteligibilidad. Sin embargo, en otro sentido, este ofrecer el "producto" en un estadio cuasifetal es lo que se espera para el caso o lo que exige la situación - y la situación es mi vida, el mundo, los cielos estrellados y los gatos.

Posdata: Reviso tus textos sobre la escuela y el sistema educativo en tu anotación del día de hoy(http://lostinmarienbad.blogspot.com/2010/11/another-brick-in-wall-apuntes-para-una.html). Eso sí que es una cuestión colmenavispada. Leeré...